Las comodas de los muebles estilo vintage

 

 

muebles vintage

 

Si todavía no tienes una cómoda en casa ve buscándole un lugar, por el hecho de que para cuando acabes de leer este artículo sus encantos te habrán conquistado.

Resultan muy cómodas (como su nombre señala)

No ocupan tanto espacio como un armario, mas nos dejan guardar más prendas en el dormitorio o bien en cualquier rincón de la casa. ¿Que no sabes dónde guardar las toallas o bien la ropa de cama? Pues elige de estilo muebles vintage una con grandes cajones y resérvala para ellas.

Son súper prácticas

Sus cajones (grandes o bien pequeños, altos o bien bajos, idénticos o bien diferentes) son los grandes aliados para tener siempre y en todo momento cada cosa en su lugar. Si es para ropa de cama, mejor seleccionar un diseño con cajones grandes y hondos, mas si la quieres para poner en el recibidor, elígela con cajones de diferentes tamaños, puesto que vas a poder guardar desde pequeños gadgets y accesorios hasta objetos más grandes.

Son una belleza

 Los diseños afrancesados (con patas cabrioleé, formas sinuosas y hermosos tiradores de metal) tienen una belleza tradicional a la que resulta realmente difícil resistirse. De ahí que, las pongas donde las pongas, es prácticamente seguro que acapararán todas y cada una de las miradas. Una cómoda en rosa y dorado, sumará romanticismo y femineidad a cualquier espacio.

 

 

muebles vintage

 

 

Tienen el don de la utilidad

Las cómodas estilo muebles vintage pueden amoldarse a diferentes usos, convirtiéndose, por servirnos de un ejemplo, en mesitas de noche. Escoge un modelo que no sea demasiado grande y que tenga cajones de diferentes tamaños, a fin de que resulte más útil en esta nueva función.

No se jubilan

 Si las cómodas vintage siguen triunfando hoy, es por su capacidad de reinventarse. Primero consiguieron quitarse la etiqueta de “solo para el dormitorio” y colarse por toda la casa. Mas no se conforman con eso, y ya antes que escuchar la palabra “jubilación” optan por buscar otra función, como la de convertirse en un mueble bajolavabo o bien hacer de mueble cambiador en una habitación infantil.

Piezas únicas

Muchas de estas piezas vintage no saben ni de lejos qué es eso de la producción industrial. Ellas fueron creadas de forma individual, recibiendo todas y cada una de las atenciones y un trato exclusivo. De ahí que, habitualmente, ¡no hay dos iguales! Y cuando además de esto tienen el frontal pintado a mano… ten por seguro que se transformarán al momento en las únicas protagonistas de la decoración.