Su primer dia de guarderia con fundas nuevas Bugaboo

 

 

 

 

 

 

 

fundas Bugaboo

 

 

 

El primer día de guardería es un instante realmente difícil, tanto para los pequeños,  como para sus progenitores. Ese día, el pequeño padece por vez primera una separación esencial que va a tambalear la figura de apego papá/mamá+bebé que se había afianzado hasta el momento, produciendo un enfrentamiento que, en dependencia del pequeño, puede ser aproximadamente acusado.

Desde este primer día de guardería, el peque comenzará un periodo de adaptación fundamental, en el que sus papás deben apoyarle, pues esta primera toma de contacto, puede ser realmente determinante en la actitud que adopte el resto de su vida durante las consecutivas etapas educativas.
Hay pequeños que reaccionan realmente bien a este nuevo estímulo, y admiten de buen grado este nuevo ambiente, los primeros compañeros y los cuidadores; no obstante, hay otros a los que les cuesta un poco más. Si es muy pequeño, puedes llevarlo en el cochecito habitual con sus fundas Bugaboo, realmente es el entorno que el conoce a diario.

Te dejamos unas claves a fin de que los más peques de la casa empiecen con buen pie esta nueva etapa.

Poquito a poco
La mayor parte de las Guarderías y Escuelas Infantiles cuentan con un pequeño periodo de adaptación, en el que de forma gradual los pequeños van asistiendo poco a poco más horas. Muy frecuentemente, los progenitores pueden pasar allá una parte de ese tiempo para progresar en el proceso.

Apóyate en las pequeñas cosas
En muchas ocasiones lo más simple es lo más efectivo. Tanto si tu peque es un bebé de poquitos meses tal y como si no, es esencial que le expliques con ilusión y calma dónde irá la semana próxima y qué hará allá. Llévale a comprar su mochila o bien su babi, prepáralo todo unos días antes con él y también implica estos objetos para “ir a la guarde” en una rutina que siga día a día. A él le va a dar seguridad.

Pasos firmes
Los pequeños se ven perjudicados por nuestros temores y también inseguridades. Nuestro lenguaje anatómico y su empatía basta para que sepan lo que nos pasa por la cabeza. De ahí que, si hemos tomado la firme resolución de que comiencen a ir a la guardería, debemos mostrarnos seguros todo el tiempo, fortaleciendo de esta manera al unísono su seguridad.

La despedida ha de ser rápida
Cuando dejes a tu peque en la guardería despídete siempre y en toda circunstancia de él (solo una vez, que nos conocemos), dale un abrazo, un beso, dile que se porte bien y que disfrute. Si bien llore, es decir durísimo para ti, no te vayas sin decirle adiós o bien a escondidas, pues promoverás en él un sentimiento de abandono y tristeza.

Sé puntual
Recógele puntualmente. No te retrases. Demuéstrale que tal como le prometiste vas a recogerle, como todos y cada uno de los papás del resto de pequeños. Obviamente todos somos humanos y podemos llegar tarde por diferentes motivos, mas trata de evitarlo, sobre todo los primeros días.

Pregúntale
A lo mejor, tu bebé es muy chiquitito todavía para contarte qué tal le ha ido el día, mas entérate por los cuidadores y profesores de qué manera se ha portado y háblale sobre ello. Si es mayor, interésate mucho por que te lo cuente todo; a ellos les hace falta expresarse y le va a ayudar a sentirse esencial. ¡Considera que es algo muy trascendental en su vida!

 

Fuente: http://www.fundasbuga.com/