Subrogacion o cambio de hipotecas baratas

hipotecas baratas

 

El término a aplicar cuando se cambia de entidad, es el de la subrogación. Los deberes de una hipoteca ya existente, y por lo tanto, constituida de antemano.

Y dicho cambio puede afectar a la parte deudora (el usuario), o bien la parte acreedora (el banco), y este último caso es el que nos ocupa.
* Ejemplo: imagina que las condiciones de tus hipotecas baratas en tu banco/caja actual son bastante peores que las que te ofrece una entidad diferente. No logras llegar a un pacto con tu banco, y decides irte.

 

Este fenómeno se generó mucho a fines de los noventa, debido a la bajada de intereses que se producieron respecto a los años ochenta, donde muchos usuarios se hallaban ante la circunstancia de cancelar una hipoteca para poder abrirse una nueva en otra entidad diferente, puesto que las condiciones que le ofrecían eran mucho mejores. Como el banco/caja actual le tenían ”atado y bien atado” por medio de altas comisiones, muy frecuentemente no compensaba efectuar tanto gasto para cambiar la hipoteca, no obstante, el malestar general existía.

 

Por eso se aprobó una Ley, que regulaba la subrogación de hipotecas. Específicamente, la Ley 2/94.

La subrogación de una hipoteca consiste en adquirir todos los derechos y todos los deberes de una hipoteca ya existente, y por ende, constituida de antemano por una persona extraña.

 

hipotecas baratas

 

Y dicho cambio, según ferco gestion puede afectar a la parte acreedora (el banco), o bien la parte deudora (el cliente del servicio), este último caso es el que nos ocupa.

* Ejemplo: se adquieres una residencia nueva, y el promotor de exactamente la misma ya ha constituido con una entidad de finanzas una hipoteca. Cuando haga la escritura de compra-venta de la residencia, y te entreguen las llaves, asimismo es posible que debas subrogarte en la hipoteca que, de antemano, el constructor ya ha formalizado y que hasta esa fecha era el titular de exactamente la misma.
En un caso así, quién cambia de titular es la parte deudora (el cliente del servicio), continuando constante la parte acreedora (el banco/caja).